Aunque el ascenso internacional a Pikes Peak ya terminó hace algunas semanas, no podemos dejar pasar este impresionante documento gráfico. Aunque Porsche no es ajena a Pikes Peak, en muy pocas ocasiones han ascendido hasta las nubes vehículos de Zuffenhausen. Sin embargo, el experimentado piloto aficionado Jeff Zwart estaba dispuesto a batir algún récord para los de Stuttgart, que ya atesoran decenas de miles de victorias en todo tipo de competiciones, literalmente. ¿La elección de vehículo? Un Porsche 911 GT3 Cup del año 2007.
Este vehículo de competición – el carreras-cliente por excelencia – está muy basado en los 911 GT3 de producción, se han efectuado pocos cambios a la versión de producción más allá de las piezas necesarias para la homologación. Zwart adaptó a las especificaciones 2010 su 911 GT3, entre lo que se incluía diverso equipamiento de seguridad y la sustitución del motor 3.6 bóxer original por un 3.8 bóxer de inyección directa de combustible, con una potencia de unos 480 CV, pero aún atmosférico. ¿Supondría esto una desventaja?


Zwart, muy experimentado en Pikes Peak, tenía sus dudas con respecto a la altitud. La disminución de la cantidad de oxígeno mientras se sube a más de 4.000 metros de altitud es patente en el desempeño de un motor. La mayor parte de motores pierde la mitad de potencia a medida que ascienden, por ello todos usan turbocompresores y tienen cifras de potencia nominal estratosféricas. Sin embargo, los ajustes electrónicos de los ingenieros propiciaron un rendimiento estable a todo tipo de altitudes, por lo que apenas hubo problemas en este frente.
Otro de los retos era la superficie, que no se lleva demasiado bien con la suspensión de asfalto y slicks. Dicho y hecho, se adoptó una suspensión más permisiva y neumáticos Pirelli Cup de competición en asfalto, pero de lluvia extrema. Con unos pequeños guardabarros de plástico y toda la ilusión del mundo, Zwart acometió la subida. Al llegar a la cima habían transcurrido 11 minutos y 31 segundos, aunque a Zwart le había parecido más tiempo. Los responsables de Pirelli y Porsche Motorsport saltaban de alegría ante este nuevo récord.

Ha sido el récord absoluto para vehículos de dos ruedas motrices, superando en 38 segundos a Rhys Millen, que el año pasado batía el récord con un Hyundai Genesis con cerca de 600 CV de potencia. Zwart se permitió vencer a muchos coches de rallye de tracción total, e incluso a varios prototipos de las clases Open y Unlimited, construidos expresamente para Pikes Peak. En la clasificación general del evento – ganado por Tajima y su Suzuki SX4 - el pequeño Porsche atmosférico quedó en sexto lugar.